Blog Marketing Digital

¿Cuáles son las etapas del proceso de Marketing Estratégico?


Manuel Rubio | 07 de abril de 2022

Persona usando ordenador portátil y móvil en la mano

Seguro que te encantaría conseguir implementar en tu empresa o negocio una serie de maniobras que establecidas de una manera organizada, te proporcionen un plan con el que guiarte a lo largo del desarrollo de tu actividad.

Pues bien esto que seguro que te encantaría se denomina Marketing Estratégico y es fundamental que consigas desarrollarlo, ya que si no lo haces de la manera adecuada será muy difícil que consigas alcanzar la satisfacción de tus clientes, y por tanto no consigas tampoco alcanzar los objetivos a los  que tanto te gustaría llegar.

Con un entorno, que como vemos a diario, es cada vez mucho más agresivo en sus cambios y también mucho más competitivo, el desarrollo e implantación de un buen proceso de marketing estratégico debe ser muy tenido en cuenta.
En este post vamos a ayudarte a crear un buen proceso de Marketing Estratégico para que puedas implantarlo en tu empresa y así ayudar a que la consecución de tus objetivos sea algo más ameno y ágil.

Contenido:
1. Marketing estratégico
2. ¿Por qué implantar un proceso de Marketing Estratégico?
3. Consejos para un buen proceso de Marketing Estratégico
4. Etapas del proceso de Marketing Estratégico
 
 
 

1. Marketing Estratégico.

Antes de nada es buena idea detenernos un poco en aclarar de mejor manera este término. Esta metodología nace con el afán de descubrir cuáles son las oportunidades que el mercado muestra para ayudar a la empresa a satisfacer a los consumidores de una manera más eficaz y eficiente.

La idea es conocer cuáles son las necesidades que los clientes muestran, para una vez detectadas ofrecerles un servicio o producto acorde a ellas.

Este Marketing Estratégico se plasma en un documento que ayudará a seguir una línea, que aunque no será inamovible, si que se deberá respetar en caso de no haber imprevistos, si pretendemos alcanzar las metas fijadas dentro de los plazos establecidos.

Este documento será de referencia para toda la organización dejando claro las acciones a acometer por cada miembro en cada momento, agilizando los pasos por los que la estrategia va avanzando y simplificando el proceso de la toma de decisiones.

Personas reunidas alrededor de un plan sobre una mesa

 

 
 

2. ¿Por qué implantar un proceso de Marketing Estratégico?

Es importante que una vez sepamos que es el Marketing Estratégico, conozcamos cuales son las ventajas que tiene implantar un buen proceso en nuestra empresa o negocio.

Gracias a él vamos a conseguir adaptar la estrategia que vayamos a seguir a lo largo de nuestra actividad, al entorno en cual la vamos a desarrollar. De nada sirve adoptar un proceso de una empresa que sabemos que ha tenido éxito y querer implantarlo en la nuestra, ya que cada caso va a ser diferente, y mucho más si pertenecen a sectores y entornos completamente distintos.

Cada miembro de la organización sabrá el ¿qué?, el ¿cómo? Y el ¿por qué?, de las acciones que se van a realizar dentro de la empresa si establecemos un proceso coordinado y que consigamos hacer llegar a todo el mundo. Que cada uno de los miembros sepa qué función tiene y se sienta identificado con su labor es vital para conseguir el éxito durante el proceso. Esto debe ayudarse de una buena comunicación, tanto vertical como horizontal, que haga participe a todo el organigrama.

Un proceso de marketing estratégico te permitirá establecer unos plazos para cada etapa del proceso, desembocando en un análisis continuo que deje detectar posibles crisis antes que se produzca un agravamiento y que no haya una posible solución. También conseguiremos ver los cambios que se puedan ir produciendo en el entorno, intentando adaptarlos a nuestro beneficio siempre que sea posible para producir una mayor diferenciación de los competidores y atraer a más cliente potenciales.

Dos personas sealando a un ordenador porttil

Conoceremos en qué grado de efectividad se está desarrollando el retorno de la inversión, pudiendo llegar incluso a abortar una estrategia ya iniciada, en caso de que los datos económicos reales se estén apartando en demasía de los que se habían planteado en un principio, evitando que se genere una perdida aun mayor en el caso de llegar hasta el fin con esa estrategia inicial.

En definitiva es necesario implantar un proceso de Marketing Estratégico ya que si no estaríamos trabajando sin conocimiento y dejando toda la actuación de nuestra empresa o negocio en tareas que sean planificadas en el aquí y ahora, con el peligro que conlleva no tener ningún tipo de planteamiento a medio y largo plazo.

¿Quieres leer más artículos como éste?



 

3. Consejos para un buen proceso de Marketing Estratégico.


En este proceso va a participar gran parte de la empresa a la hora de ser puesto en marcha así que sería buena idea, si tu empresa o negocio está formado por varias personas, que a la hora de establecer la estrategia que se va a desarrollar fuesen escuchadas todas las voces. Aunque después la toma de decisiones recaiga sobre la persona responsable, es bueno conocer que piensa el personal que después se verá involucrado en el plan.

Otro consejo fundamental, es el establecimiento de objetivos claros, ambiciosos, realistas y medibles, esto hará que conseguirlos sea más fácil, evitando frustración por parte del equipo y la pérdida de capital por haber hecho una inversión que desde un principio era imposible alcanzar.

Obtén estudios de mercado reales, no basados en suposiciones, cuantos más datos se puedan obtener mejor, ya que ello va a permitir que se conozca mucho mejor el entorno y que el proceso que se vaya a desarrollar sea lo más realista posible.

Banner publicitario con una chica seanlando a un plan de viabilidad

Haz un proceso simple, no caigas en el error de creer que por establecer un proceso extremadamente técnico va a resultar efectivo. De nada nos vale utilizar las últimas técnicas o usar las herramientas más avanzadas si no somos capaces de desgranar las cualidades de los clientes, mostrarles autoridad y trasmitirles que nosotros podemos ser quien cubra sus necesidades. Igual ocurre con las empresas que tengan un equipo de trabajo, hay que simplificar el proceso ya que no solo vas a trabajar tú, sino que todo el equipo ha de adaptarse a él y cuanto más sencillo sea de comprender y poner en práctica, mejor tanto para el equipo como para la consecución de los objetivos.

Adáptate a un presupuesto realista, estaría genial disponer de los medios económicos que las grandes empresas tienen, pero en la gran mayoría de casos eso no es así, pero eso no ha de desanimarnos ya que con un gran trabajo que respalde ese proceso estratégico podemos suplir el déficit económico que tengas en comparación con otras empresas o negocios de nuestro sector.

Lo más importante es establecer el foco sobre nuestros clientes potenciales, establecer un proceso que sea capaz de satisfacer sus necesidades y que atraiga a más clientes debe ser la piedra angular de nuestra estrategia, ya que de nada sirve todo lo anterior si al final no conseguimos ajustarnos a lo que ellos demandan.
 

4. Etapas del proceso de Marketing Estratégico.

“Cada maestrillo tiene su librillo” decía el refrán, y como casi siempre, el saber popular acierta, y es que cada profesional de este sector establece en mayor o menor grado sus etapas a la hora de desarrollar un buen proceso de Marketing Estratégico. Nosotros vamos a intentar depurar lo máximo posible a la hora de ayudarte a que puedas crear tu mismo un proceso de manera clara y sencilla, por eso vamos a establecer 5 etapas con las que puedes conseguir una estrategia efectiva y que te ayude a alcanzar tus metas.
 
Primera etapa: Define tus objetivos
Si no sabemos a dónde queremos llegar, la probabilidad de llegar a una meta satisfactoria va a depender meramente de la suerte, y dejar en manos de la suerte el Marketing Estratégico de nuestra empresa o negocio no es muy buena idea.

Establecer unos objetivos desde primera hora nos va a ayudar a establecer un control eficaz en el desarrollo de la estrategia, podremos tener una base con la que comparar los resultados que se vayan obteniendo para saber si nos estamos acercando o alejando de nuestro fin. Imagina que no estableces tus objetivos, cometeríamos el error de dar por válido cualquier resultado que vayamos consiguiendo sin que tengamos constancia de que al final del proceso vayamos a terminar de manera satisfactoria.

Gracias a este primer paso del proceso vamos a poder seguir un rumbo definido, facilitando la labor a todos los participantes que van a actuar en el desarrollo de la estrategia, conociendo también los medios con los que vamos a tener que contar, tanto humanos, materiales como económicos.

Otorgarle una temporalidad es algo que no debe faltarnos, ya que de nada sirve que sepamos que queremos, si no sabemos para cuando lo queremos, por ello nuestros objetivos deben estar limitados en el tiempo, facilitando el control.

persona con un dardo dando en el centro de una diana 

Segunda etapa: Analiza el entorno
Conocer en qué momento estamos nosotros como empresa y en qué momento se encuentra nuestro entorno nos va a permitir saber por donde tenemos que ir para alcanzar los objetivos que nos hemos marcado en la etapa anterior. Para ello es interesante si se trata de una empresa que ya ha planteado con anterioridad diferentes estrategias, que conozcamos como se desarrollaron y que efectividad tuvieron. Esto nos permite extraer las conclusiones positivas y negativas que esa estrategia reportó a la empresa y poder transformar estás ultimas en este nuevo proceso si fuese posible.

Conocer a nuestro cliente es primordial, saber en qué momento del recorrido de compra se encuentra, es decir, si ya sabe que somos una opción viable para satisfacer sus necesidades, o si por el contrario aun no sabe ni si quiera a que nos dedicamos. Conocer su estilo de vida, hábitos de compra, comportamiento ante cambios en el entorno son algunos ejemplos que nos pueden ayudar mucho a enfocar nuestra estrategia y adaptarla para que se consigan los objetivos marcados.

Una forma de facilitar la obtención de datos para adaptarlos a tu estrategia es la realización de un análisis DAFO, utilizarlo como herramienta estratégica tiene las siguientes ventajas:
  • Ayuda a comprender fácilmente cuales son las debilidades y fortalezas que nuestra empresa tiene.
  • Nos muestra cuales son las oportunidades que se están presentando para nuestro negocio.
  • Genera ideas que se pueden aprovechar para toda la estructura organizativa.
Su coste es muy reducido y ejecutándolo de una manera estudiada puede resultar muy provechoso, y sobre todo es una herramienta aplicable a cualquier tipo de negocio, sea del sector que sea y en cualquier etapa que se encuentre.

dos personas sealando un plan sobre  una mesa

Tercera etapa: Desarrolla tu estrategia
Una vez tenemos los objetivos marcados y conocemos todos los datos que envuelven a nuestra empresa y su entorno es el momento de diseñar la estrategia.

Es hora de determinar en qué tipos de plataformas vas a trabajar, conociendo como son las características de tu público. Debes estar presente en las plataformas de las cuales ellos son usuarios, el mensaje siempre necesita de un canal, y si no utilizas ese canal adecuado da igual lo bueno que sea tu mensaje o lo mucho que sepas que ese mensaje no va a calar en el público.

Elegir qué tipo de publicidad va a trabajar tu estrategia, detallar las acciones que se van a llevar a cabo durante la misma para conseguir atraer al público, intentar analizar qué problemas pueden suceder y como pueden ser solventados, para que en caso de ocurrir, que ya haya un plan anti crisis definido que te facilite la labor de esquivarlos, son algunos de los elementos que se deben trabajar en esta fase de desarrollo de la estrategia.

Es el momento más delicado de todo el proceso de Marketing Estratégico, ya que de su buen planteamiento va a depender que todo el trabajo realizado anteriormente y que todo el que queda por realizar llegue a buen puerto.
Debe quedar muy claro cuál va a ser el rumbo a seguir por todos los participantes de la estrategia, ya que una vez se llegue a la fase de ponerla en marcha, será posible hacer algunos retoques, pero no una modificación absoluta de ella.

Cuarta etapa: Implanta la estrategia desarrollada
Llegados a este punto es el momento  de ver color a todo el trabajo realizado con anterioridad, cada participante en el proceso ha debido ser informado de su cometido y es el momento de llevarlo a cabo. Esto en términos prácticos es una función que se asocia más a lo que se conoce como Marketing Operativo, ya que es el encargado de poner toda esa teoría que se ha ido recopilando por parte del Marketing Estratégico y ponerla ahora en juego, pero lo real es que a la hora de funcionar es un trabajo conjunto.

Mientras se está llevando a cabo el desarrollo de la estrategia es muy importante también recabar todos los datos posibles que vayamos obteniendo, ya que eso es fundamental a la hora de conocer la viabilidad o no de la estrategia implantada.

dos personas con papeles en la mano elaborando una estrategia

Quinta etapa: Mide y modifica si es necesario
En esta etapa vamos a analizar esos datos que la estrategia está mostrando durante su desarrollo, se deben medir esos resultados que se están obteniendo en cada uno de los procesos en los que hemos dividido nuestra estrategia.

Es muy importante que los datos que nos lleguen sean reales ya que en este momento vamos a tomar decisiones que pueden llevar a cabo la modificación de aspectos de la estrategia si estos datos que nos llegan no son los que habíamos marcado en nuestra hoja de ruta.

Para conseguir los objetivos que nos habíamos marcado es necesario que en este punto los datos obtenidos se vayan acercando a los que nos fijamos en las primeras etapas, ya que si no podríamos estar destinando una serie de recursos a unas tareas que no van a dar sus frutos. Este momento nos puede llevar a dos escenarios si las cifras no son las adecuadas, por un lado podríamos hacer uso del plan anti-crisis que establecimos, si vemos que el uso de él puede poner solución a la diferencia que está ocurriendo a la hora de desarrollarse la estrategia. Por otro lado si los datos muestran unos resultados muy preocupantes y no encontramos ninguna manera de revertir esa situación para volver a encauzarlo en el camino predefinido, podemos desistir y abandonar esa estrategia elegida, ya que en muchos casos una retirada a tiempo puede suponer una victoria, y sería innecesario continuar con algo que está mostrando que no nos va a ayudar a conseguir nuestros objetivos.
 
Como hemos podido ver las etapas del proceso de Marketing Estratégico necesitan de un constante trabajo y revisión, ya que cualquier pequeño despiste o dato no tenido en cuenta puede tirar al traste toda una campaña. Por eso siempre es recomendable ayudarse de empresas especializadas en este ámbito, sobre todo para pequeños negocios que están formados en muchas ocasiones por una sola persona y que todo el tiempo que dedican al estudio para realizar una buena estrategia lo pierden en otros aspectos de su empresa en que se desenvuelven con mayor facilidad.

Espero que te haya gustado este post y, como siempre, que te ayude a alcanzar el éxito con tu empresa, que es lo principal.

chica sealando como lo hacemos
By Linkasoft
Logo Linkasoft

By Linkasoft

 Volver

¿Nos dejas tu opinión?

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Obtener más información

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las últimas noticias sobre ecommerce: