Blog Marketing Digital

¿Qué es una marca corporativa?


Manuel Rubio | 11 de abril de 2022

Ordenador portátil con la palabra brand en la pantalla sobre una mesa

Seguro que hay productos o servicios de empresas muy famosas que por el simple hecho de mencionarlos ya los estás asociando con su marca, es más en multitud de casos, se reconoce a dicho servicio o producto por el nombre de la marca en concreto.

Esto a su vez genera a la marca un grado de exclusividad o diferenciación muy alto, ya que como consumidores tendemos a establecerle una serie de atributos físicos o sensoriales que en realidad no poseen, o al menos no en tan alto grado.

Pues bien, esto lo han conseguido esas empresas gracias a una buena estrategia de marca corporativa, y en este post vamos intentar explicar en qué consiste este concepto, y como gracias a su conocimiento, lo podemos implantar en nuestros negocios consiguiendo que el consumidor vea no solo lo que vendes, sino también todo lo que acompaña a tu negocio o empresa.

Contenido:
1. ¿Qué es una marca corporativa? Definición.
2. Diferencia entre marca corporativa y marca personal.
3. ¿Por qué tener una marca corporativa?
4. ¿Qué transmitimos con una estrategia de marca corporativa?
5. ¿Cómo elaboro mi estrategia de marca corporativa?
 
1. ¿Qué es una marca corporativa? Definición.

Podemos definir el término marca corporativa como el conjunto de elementos esenciales y visuales que forman parte de una empresa o negocio, esto incluye los signos que la identifican, como son su logo, símbolos, colores, tipografía, etc., y como todo esto se aplica y se transmite por la empresa, además debe ser capaz de expresar su identidad, sus valores, como se relaciona con el entorno y sobre todo como se relaciona con el cliente.

Para dar solidez a todo lo anterior es muy importante que a la hora de querer comenzar a establecer nuestra marca corporativa tengamos definidos cual es nuestra misión, nuestra visión y cuáles van a ser los valores que van a regir nuestra organización en todo momento.

Es importante pararnos y definir dos conceptos mencionados en el anterior párrafo: misión y visión. El primero va encaminado al motivo por el que va a existir nuestra empresa, es decir, su razón de ser, nuestra propuesta para servir a la sociedad. Mientras que por otro lado la visión hace referencia a la meta que nos vamos a proponer como organización, es decir, lo que queremos lograr a través de nuestra actividad.

hombre mirando con unos prismaticos

Conseguir definir de una manera clara y sencilla nuestra marca corporativa nos va a ayudar a poder diferenciarnos de una mejor manera de nuestros competidores y, de esta forma, disfrutar de una mejor posición en el entorno competitivo.

El avance de las nuevas técnicas en el entorno digital está favoreciendo que la mayoría de empresas enfoquen el desarrollo de su marca corporativa hacia este entorno digital descuidando en muchos casos el entorno físico. Esto es algo que no se debe permitir, ya que aunque es cierto que el consumidor está cada vez más presente en el entorno digital, nuestra estrategia de marca debe ir en consonancia en todos los entornos.
 
 
2. Diferencia entre marca corporativa y marca personal.

Es algo muy común, sobre todo en el caso de pequeñas empresas o profesionales que trabajan bajo su nombre, confundir o mezclar lo que es la marca corporativa con nuestra marca personal, llegando en muchos casos a crear una disociación en el cliente. Esto puede resultar muy perjudicial en determinados casos, tanto para el propio cliente, como para nuestro propio negocio o empresa.

Podemos decir que la marca personal, a diferencia de la marca corporativa de la que hablábamos en el punto 1, está construida alrededor de lo que envuelve  a esa persona, es decir, su reputación, su experiencia, sus logros…etc. En definitiva como es esa persona y como se lo transmite a los demás.

Es cierto que este concepto en algunos sectores puede mostrar una serie de ventajas, como puede ser la gran flexibilidad que muestra el crecimiento profesional de la persona a la vez que crece en la construcción de esa marca personal. También suele generar un mayor grado de credibilidad y confianza en los usuarios, ya que la marca personal tiene un alto grado humano detrás que suele generar mayor empatía. Este grado de empatía facilita la comunicación con la audiencia, siendo esta menos reacia a la hora de vincularse emocionalmente con una marca personal que con una marca corporativa.

grupo de personas sentadas y aplaudiendo

La marca personal también tiene aspectos que la pueden hacer negativa si trabajamos exclusivamente con ella, por ejemplo en los casos de ofrecer nuevos servicios o expandirse en nuevos mercados, el usuario suele ser más reacio a su aceptación. Igualmente ocurre al trasladar cualquier hecho negativo ocurrido con esa marca personal, a la persona que la representa. Esto da una falta total de credibilidad para posteriores actos y provoca no solo el fin del negocio o actividad de esa persona, sino también la imposibilidad de realizar nuevas actividades en el futuro ya que irán ligados ese hecho negativo y su nombre.

Es bueno recalcar como punto final a este apartado, que no se puede establecer claramente que el uso de una marca personal o de una marca corporativa sea mejor que el otro, pero sí que es importante analizar bien cuál va a ser la que mejor se va a adaptar a nuestro negocio para así desarrollarla de la manera más adecuada y que consigamos transmitir nuestro mensaje al cliente no dando pie a confusiones.
 
3. ¿Por qué tener una marca corporativa?

Conseguir hacer un buen análisis y establecer una marca corporativa adecuada para nuestra empresa nos va a reportar una serie de ventajas importantes en el actual contexto de competitividad. Esto nos otorga un mayor espacio en la mente del consumidor si lo hacemos de manera adecuada.

Estas son algunas ventajas de contar con una imagen de marca corporativa:
Otorga reconocimiento por parte del público

Si elaboramos un buen diseño y una buena estrategia de marca corporativa vamos a conseguir llegar a un mayor número de audiencia, aumentando la probabilidad de que en el momento de tener una necesidad, el usuario sepa quiénes somos y que hacemos, y por tanto se decante por nosotros en vez de por otra empresa del sector.

Te diferencia de la competencia

De nada nos vale creer que tenemos el mejor producto o servicio si no somos capaces de mostrárselo al consumidor. Tenemos que diferenciarnos de la competencia y nada mejor que empezar por nuestra marca corporativa. Con ella vamos a conseguir diferenciarnos en la mente del consumidor del resto de competidores, por eso establecer una buena estrategia que nos guíe desde el principio es fundamental.

tablero de ajedrez con las fichas y los caballos enfrentados

Hace al cliente parte de nuestra marca

Gracias a una buena estrategia de marca corporativa haremos partícipe al consumidor. Conocer que quiere en todo momento, hacerle saber que nos preocupamos por sus intereses y por cubrir sus demandas y también animarle a participar en la posible consecución de mejoras y establecimiento de nuevos valores.

Muestra unión de toda la entidad

Si somos capaces de crear y transmitir nuestros valores en la estrategia de marca corporativa no solo la audiencia podrá conocerla, sino que los propios miembros de la empresa podrán tener claro por qué se han de regir. Con esto conseguimos mostrar tanto de manera interna, como externa una unión entre como nuestra marca trabaja y cómo se preocupa a la hora de buscar de la mejor manera la satisfacción de nuestro público.

Mejor rendimiento económico

Como punto final a todo lo dicho anteriormente, la empresa va a conseguir aumentar los beneficios obtenidos, ya que no solo sus productos o servicios serán más consumidos por el público, sino que el correcto desarrollo dentro de la entidad va a hacer que los recursos sean usados de una manera más eficiente, haciendo posible que los objetivos sean más fáciles de alcanzar.

¿Quieres leer más artículos como éste?



 
 
4. ¿Qué transmitimos con una estrategia de marca corporativa?

Una vez analizado que es la marca corporativa y que beneficios va a reportar a nuestra organización el crear la mejor estrategia posible, es hora de conocer que necesitamos transmitir con ella para conseguir que la estrategia que implantemos sea exitosa y nos acerque  a lo que el cliente busca.

Debemos ser capaces de transmitir el porqué de nuestra empresa, es decir, mostrar que es lo que hacemos y como lo hacemos. Tenemos que demostrar al cliente que es cierto lo que estamos diciendo y que puede comprobarlo. Aspectos como la composición de nuestro producto o servicio, o cualquier otro aspecto que lo haga característico, deben ser tenidos en cuenta a la hora de crear nuestra estrategia de marca corporativa.

Una vez tenemos claro todos esos aspectos que tenemos que transmitir al público, es momento de pararnos a pensar en lo beneficios que nuestro producto o servicio ofrece, ya que esto va a ser fundamental que sean percibidos por el propio público. Por eso nuestra estrategia debe responder a que es lo que el cliente necesita y como nosotros satisfacemos esas necesidades.

chica sealando a consultoria gratuita

Uno de los aspectos más importantes que transmitimos con nuestra estrategia de marca corporativa son los valores. Estos deben estar relacionados y conectados directamente con los de nuestro público objetivo, por eso una vez más hay que destacar que cuanto más conozcamos del público mejor, sobre todo una vez que ya ha consumido nuestro producto o servicio, para así crear vínculos que se extiendan gracias a la experiencia de interactuar con nuestra marca.

Otro aspecto que debemos transmitir es el comportamiento interno de la empresa. Mostrar a nuestro público como son las personas que forman parte de ella, como se relacionan con otros clientes…, etc. En definitiva transmitir ese carácter cultural que nuestra marca posee y que está relacionado con todos los elementos con los que tiene contacto.
 
 
5. ¿Cómo elaboro mi estrategia de marca corporativa?

Ya que en la mayor parte de casos lo primero que van a conocer los consumidores de ti es tu marca, se hace evidente que este es un aspecto al cual hay que dedicar una parte importante de nuestro trabajo. Para ello vamos a intentar ayudarte con una serie de pasos para que puedas establecer tu propia estrategia de marca corporativa.

Conocer tu entorno

Como siempre uno de los pasos más importantes es tener el mejor análisis posible del entorno que rodea a tu empresa o negocio. Tener la posibilidad de manejar datos como que rasgos tiene la competencia o datos del comportamiento de los consumidores va a facilitarte mucho la labor estratégica.

Puedes ayudarte de la utilización de un análisis DAFO con él que conseguirás conocer las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que tu organización tiene, creándote un esquema de en qué situación te vas a manejar.

personas realizando un analisis de datos

Defínete claramente

Una vez sabemos que es lo que nos rodea es momento de “mirarnos el ombligo” y dar paso a conocernos nosotros en profundidad. Debemos dejar claro en nuestra estrategia quienes somos desde dentro, quien es nuestro público objetivo, cuales son los objetivos que nos vamos a marcar y sobre todo cuales van a ser nuestros valores.

Es muy importante que todos estos aspectos estén relacionados ya que lo que buscamos es que a través de nuestra marca pueda transmitirse todo, y facilitarle la labor a los futuros consumidores de sentirse identificados con nosotros, crear empatía y llegar a sus emociones.

Plásmalo Visualmente

Una vez has realizado los pasos anteriores y ya has recopilado los datos, puedes comenzar a definirlo de manera visual para que con un simple vistazo, tu cliente pueda tenerte en su mente.

Establece un nombre, si es claro, fácil de leer y conciso suele ayudar a que el público lo recuerde con mayor facilidad.

Crea un logo que sea único y que tenga sentido en consonancia con todos los datos que has recogido de tus análisis, debe ser algo que te guste a ti y que se identifique con tu imagen corporativa, pero sobre todo que guste a tu público.

Establecer una paleta de colores adecuada y conseguir que la audiencia te identifique con ellos sea cual sea el medio en el que te vean es importante. Seguro que si estamos hablando de política y ves el color rojo, azul, verde, naranja o morado te vienen a la cabeza ciertos partidos políticos.

paleta de colores

No menos importante que todo lo anterior es que trabajes siempre con una tipografía adecuada que haga que el público se sienta cómodo leyendo y que le resulte fácil y atractiva.

Tono de comunicación

También es importante tener definido cual va a ser el tono en el cual vas a comunicar tu marca, y por consiguiente el tono con el que te vas a comunicar con tu público. Tendrás que decidir si vas a mantener una actitud más seria o si por el contrario vas a decidir mostrar tu marca de una manera más amena y divertida.

En este apartado también sería interesante saber con qué medios vas a desarrollar la estrategia de marca, porque dependiendo de la elección, el tono que se emplea en unos medios u otros suele tener una característica propia.
 
Eslogan

Conseguir que con una simple frase, el público sepa de quien se está hablando, es algo que para el reconocimiento de una marca es toda una maravilla, recuerda por ejemplo el de Media Markt: “Yo no soy tonto”. Por ello en nuestra estrategia de marca corporativa debemos definir cuál va a ser nuestro eslogan. Este debe ser una frase breve que esté compuesta por palabras que realcen las cualidades que nuestro producto o servicio ofrece y que muestre al público por qué nosotros somos mejor elección que la competencia.

diferentes eslogans de marcas

Con todos estos datos tienes la base para comenzar tu estrategia de marca corporativa. Podrás implantar las acciones que consideres más oportunas para darte a conocer al público, como puede ser la creación de perfiles en plataformas digitales, presentación en eventos presenciales como ferias o congresos, o cómo no, la creación de campañas de email marketing para llegar a nuevos usuarios.

Como ves, lo que a priori parece  que es poner un simple nombre y empezar a vender, no es así, todo necesita de un adecuado tiempo y estudio si queremos obtener el éxito. Por ello como siempre, podemos ayudarnos de expertos que nos vayan guiando en el camino y hagan que alcanzar nuestras metas sea mucho más sencillo.

Seguro que si sigues los pasos y le dedicas el tiempo adecuado a cada uno de ellos, conseguirás establecer una marca corporativa que sea identificada y sobre todo respaldada emocionalmente por tus consumidores y eso, más allá del evidente beneficio económico que te reportará, seguro que consigue hacerte sentir muy feliz. Conseguirás crear una comunidad con tu audiencia y eso es un éxito en cualquier sector.

Esperamos que este post te haya gustado y te ayude como siempre a conseguir tus objetivos. ¿Nos cuentas tus experiencias a la hora de elaborar tu marca corporativa?

chica sealando a como lo hacemos
By Linkasoft
Logo Linkasoft

By Linkasoft

 Volver

¿Nos dejas tu opinión?

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Obtener más información

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir las últimas noticias sobre ecommerce: